Sunday, February 27, 2011

Tio Pupo II

El día de la muerte de Tío Pupo, declamó un poema para la Fiesta de los Vera. Su poema se titula El Muerto. Escrito en los últimos dos años y presentado públicamente ese día, el de su muerte. Cumpliendo la promesa que le ofrecí a uno de sus hijos lo reproduzco en su honor.


El Muerto


Yo me hice el muerto un día,
para ver quién me cargaba,
recibí tantas patadas,
que creí que me moría.

Con un ojo semi-abierto,
a mi alrededor miraba,
para ver lo que pasaba,
después que uno está muerto.

Yo paraba las orejas,
para escuchar lo que se hablaba,
mientras unos me alababan,
otros por poco me queman.

Llega uno de mis hijos,
llorando y fingiendo pena,
me sacó los últimos pesos,
que tenía en mi cartera.

Viene otro de mis hijos,
con un rosario en las manos,
me llevó el reloj, la cadena y la pulsera;
y allí me puso el rosario.

Se reúnen todos mis hijos,
cerca de mi cabecera,
por poco salen peleando,
distribuyendo la herencia.

Y llega la hija mía,
la menos interesada,
y a los otros reclama,
las cosas que ella quería.

Ya la lechonera es mía,
quiero la finca también,
y para administrar mejor,
yo quiero mi Mercedes Benz.

Sentí el amor de mi vida,
que cruzó largas distancias,
me dio un beso en la mejilla,
mientras sus ojos sangraban.

Son promesas del pasado,
que duermen en nuestras almas,
yo también haré lo mismo,
cuando le llegue su parca.

Veo llegar mi chillita,
con su cuerpo de guitarra,
y en mi oído susurraba,
Ay Vera Vera, quien limpiará mi finquita.

Ahí yo metí las patas,
me olvidé que estaba muerto,
la estreché entre mis brazos,
y lo demás imagínenselo porque no les cuento.

Cuando uno estira la pata,
nada debe de dejar,
pone a tus hijos a pelear,
y a tu chilla le limpian la finca, la parcela y hasta el huerto casero.

Si acaso no dejas nada,
no te debes preocupar,
siempre te van a enterrar,
alguien aporta la caja.

Por el Lcdo. Juan José Vera González

1 comment:

Islara said...

Un beso en tu mejilla, mi querido Juan Jose, mi cielo y amor de mi vida....